La lavadora imperfecta

Y cuando parecía que iba a llegar a los treinta gordo, calvo y viviendo en casa de mis padres va y me emancipo. Ahora parece ser que llegaré a los treinta gordo y calvo. Pero viviendo sólo. Bueno, sólo no, con la maja desnuda. Pero de eso ya os hablaré en otro post. Ahora me gustaría hablaros de lavadoras. Sí, sí, lavadoras. Para aquellos que todavía no estéis independizados os diré que una lavadora es un ser con vida propia que vive en casi todas las casas. Este ente se traga la ropa, la mastica y la devuelve limpia. Increíble pero cierto. Existe. Doy fe.

El tema de la ropa sigue siendo algo confuso para mí. En casa de mis padres habitaban unos duendecitos verdes que lavaban, secaban y planchaban la ropa. Yo lo único que hacía era dejar la ropa sucia amontonada detrás de la puerta de mi habitación. Por arte de magia esa ropa desaparecía y al cabo de dos o tres días la tenía perfectamente planchada encima de mi cama.

Seguir leyendo »

WordPress Themes